Aquí damos algunas recomendaciones que pueden resultar útiles.

  • No permita que la comida de cada día quede librada de la improvisación. Planifique la compra de los alimentos y la elaboración de las recetas básicas.
  • Realice un correcto almacenamiento de los alimentos rotulándolos adecuadamente y destinándoles lugares exclusivos.
  • Dedique un día de la semana a la elaboración de sus alimentos. Si tiene freezer, cocine para periodos prolongados; de lo contrario, ajuste los tiempos a sus posibilidades. Es importante no tener que llegar a pensar cada día: “no tengo nada para comer, ¿Qué hago?”.
  • Tenga siempre a mano varios alimentos que estén listos para ser consumidos o que puedan servir para armar un plato rápidamente.
  • Es fundamental estar bien informado y adiestrado en la selección y elaboración de los alimentos. De la misma forma, informa a sus familiares y amigos sobre el tema. Abrirse y expresar con claridad la condición del celíaco lo ayudara en el cumplimiento de su dieta; además, le dará oportunidad a los otros de colaborar con usted. Todo esfuerzo compartido resulta más liviano.
  • Consulte a su médico cada vez que lo considere necesario y manténgase en comunicación con su asociación de ayuda al celíaco.
  • Evite situaciones de incertidumbre o dudas con respecto a la comida. Es beneficioso tener las alacenas y el refrigerador provistos de alimentos apropiados para cada ocasión.
  • Anticípese a reuniones, festejos y viajes previendo como adaptara su comida. Esto permitirá que pueda disfrutar cada evento plenamente.